El Colegio de Veterinarios de Asturias tranquiliza a los dueños de mascotas sobre el COVID-19

La Organización Mundial de la Salud informa de que no existe evidencia científica que indique que los animales domésticos padezcan ni transmitan la enfermedad. El Colegio ofrece recomendaciones para la prevención de la enfermedad en hogares con mascotas.

Ante la crisis de salud pública provocada por la enfermedad COVID-19, el Colegio de Veterinarios de Asturias transmite un mensaje de tranquilidad a las familias con animales domésticos, a la vez que traslada una serie de recomendaciones para la prevención de la enfermedad.

“En primer lugar nos gustaría recalcar que no existe evidencia científica de que los animales domésticos padezcan ni transmitan Covid-19, no obstante, no debemos bajar la guardia y, en todo caso, tanto en relación con los propietarios como con los propios animales, actuar con la cautela y las precauciones debidas” afirma Armando Solís, presidente del Colegio. Por ello, los veterinarios asturianos han recopilado una serie de recomendaciones preventivas tanto para dueños afectados por la enfermedad como para el uso de los servicios veterinarios en el actual contexto.

Recomendaciones preventivas

Teniendo en cuenta lo anterior y, ante los distintos supuestos que puedan darse en la práctica veterinaria en relación con la enfermedad COVID-19, a continuación, se describen las recomendaciones indicadas por el Colegio de Veterinarios de Asturias para el ejercicio veterinario en centros abiertos al público.

  • Se recomienda a los usuarios utilizar solución desinfectante para las manos, tanto a la entrada como a la salida de los centros.
  • La organización de la atención a los clientes deberá realizarse mediante cita previa concertada de forma telefónica, con el fin de limitar el número de personas que coincidan en el centro y , especialmente, en la sala de espera. Es recomendable reducir este número a tan sólo una persona o, en función de las dimensiones de la sala de espera, limitarlo hasta establecer una distancia entre los mismos de 1 metro o más.
  • En relación a la anterior indicación, se recomienda colocar los asientos de la sala de espera de forma separada, a fin de respetar la distancia entre clientes aconsejada por las autoridades sanitarias.
  • Cada animal debe acudir acompañado por tan sólo una persona.
  • En caso de tener que acudir a un centro veterinario sin cita previa, se recomienda que los no citados esperen en las inmediaciones del centro para poder respetar las recomendaciones anteriores, pudiendo ser avisados telefónicamente para la atención según la disponibilidad del veterinario.
  • El manejo del animal, una vez acceda al área de consulta, debe ser efectuado únicamente por el personal del centro veterinario, colaborando el propietario sólo en el caso de que así se le solicite.
  • Se aconseja que las visitas de los propietarios a los animales hospitalizados se organicen, asimismo, según el sistema de cita previa, a fin de respetar las recomendaciones anteriores, en cuanto afluencia, distancias mínimas, etc.
  • Por su parte, a los clientes que presenten sintomatología propia de estados gripales y que tengan animales que precisen cuidados o visitas urgentes, se aconseja que se abstengan de acompañarlos, acordando telefónicamente con el veterinario la forma para poder efectuar la consulta o la visita con seguridad.

¿Qué hacer con mi mascota si tengo Coronavirus?

Tal como se apuntaba al principio, en la actualidad no existe evidencia científica de que los animales domésticos padezcan ni transmitan Covid-19. No obstante, es oportuno eliminar todos los riesgos posibles, por mínimos que sean, por lo que el Colegio recomienda que aquellas  personas que hayan dado positivo a Covid-19 deleguen la responsabilidad del cuidado de su animal doméstico en otra persona que pueda ejercer la función. No hay que olvidar que el propio animal puede portar los virus de su dueño en sus accesorios (collar, correa, útiles de alimentación…) y que necesita unos cuidados que impiden al dueño guardar el oportuno aislamiento.

En este escenario, se deberán tener en cuenta las siguientes medidas:

  • Lavarse bien las manos con agua y jabón antes y después de tocar al animal.
  • Disponer de nuevos recipientes para su comida y bebida. De no ser posible, se recomienda lavar con agua y jabón los ya existentes y lavarse correctamente las manos con posterioridad. Esta sugerencia es aplicable a cualquier material propio del animal (correa, collar, bozal..).
  • Una vez tomadas estas medidas, se tratará al animal con normalidad, ya que no existe evidencia de que sea transmisor de la enfermedad.
  • Por lo tanto, no se deben colocar mascarillas a los animales ya que sólo se conseguirá estresarlo, sin ningún beneficio añadido.

En caso de estar afectado por la enfermedad y que otra persona no pudiese hacerse cargo del animal, de forma que tuviese que mantenerlo en su casa, se recomienda tener presentes las mismas medidas de seguridad y prevención que con cualquier otra persona, es decir, mantener la distancia, llevar mascarilla en presencia del animal y evitar en la medida de lo posible el contacto estrecho.

“Como conclusión, dentro del concepto de One Health, y como resultado de la colaboración entre personal sanitario dedicado a la salud humana y a la salud animal, insistimos en la tranquilidad a la hora de manejar las mascotas dado que, a día de hoy, no hay evidencia científica de que puedan enfermar ni transmitir la enfermedad”, finaliza Armando Solís.